Reytoro en Sala BJ

Reytoro presenta su “Trilogía” en Sala BJ

Viernes 10 de agosto, Sala BJ, presentación de “Trilogía”, el pack de tres discos de Reytoro, con The Moors como banda invitada.

El espectáculo estaba anunciado para las 23 horas pero dio comienzo 23.40 con la entrada en acción de The Moors, banda de Minas.

Ellos hacen horror-punk, un género impulsado por “The Misfits” y que adoptan para recrearlo con su impronta. Sus letras hablan de zombies, extraterrestres, asesinos seriales.

La puesta en escena fue buena, se mostraron atléticos por sobre todo su vocalista que se movió con eficacia sobre las tablas derrochando mucha energía.

Los temas de este estilo musical son muy cortos, por lo que en 40 minutos que duró la actuación pudimos escuchar varios casi que sin pausa.

Hubo algunos desajustes, como por ejemplo el manejo de luces que comienza ya avanzado el show y que obviamente desde lo estético le quitó lucimiento. Igual fue mejorando en el correr de la actuación, pero pudo haber sido mejor coordinado.

El sonido también tuvo deficiencias que no ayudaron a la banda a sonar como creemos que puede hacerlo.

Más tarde, sobre la 1,05 comienza a rugir Reytoro.

Sólidos y sin fisuras, seguros de lo que están haciendo, lo hacen bien, diría muy bien.

Es como si te apuntan con un cañón y te disparan al pecho, pero te parás y querés más.

Musicalmente por momentos oscilan entre el metal y el hard rock. La ejecución musical es muy buena, contundente y pasa por cada uno de sus integrantes: la batería es firme y poderosa, el bajo marca la cancha y la guitarra ruge, ruge y ruge.

Las letras son muy cantables, de hecho, el público acompaña sin cesar. Es algo que siempre reclamamos a las bandas nacionales, que compongan melodías con contenido, sí, pero que encuentren respuesta. No es fácil, no cualquiera lo puede lograr, pero en este caso  es muy claro que sí se logra.

Párrafo aparte para su vocalista y líder, Fabián Furtado, sin dudas el artífice del momento de los Reytoro. Dominio absoluto del escenario, de los tiempos, del público, un artista con trayectoria y condiciones que lo catapultan a un lugar superlativo.

La actuación duro 2 horas, recorrieron todo su repertorio, sus clásicos “Finisterra”, “Dinamita”, “Peste”, “Sistema”, no faltó ninguno.

Una banda que trabaja en serio, profesionalmente y que suena a nivel internacional. Arriba el rock nacional.

Winston Estévez