Guns N’ Roses – Use Your Illusion (1991)

Es común escuchar que lo difícil no es llegar sino que lo difícil es mantenerse. Y eso lo podemos constatar en varios ejemplos. Con la reseña del álbum doble de esta ocasión, tenemos otro ejemplo de lo antedicho. El 17 de setiembre se cumplieron 30 años de editado los discos Use Your Illusion I y II de la banda norteamericana de hard rock Guns N’ Roses. Los álbumes que contienen en conjunto 30 canciones, 16 de ellas en su volumen I y 14 en el volumen II, son un mejunje variopinto de diversos temas que reflejan momentos diferentes de la banda.

El contexto en el que los discos son editados tenía a los Guns iniciando el camino hacia la cúspide, la cual podríamos decir que la alcanzaron, aunque sea efímeramente, durante la gira de este álbum doble. La banda estaba con una base sumamente sólida construida principalmente por la edición de su álbum debut, el Appetite For Destruction, el cual merecidamente se ganó la cocarda del trabajo debut para cualquier banda de rock más vendido de la historia, con la friolera suma de 30 millones de copias. La banda hacía pocos meses culminaba una gira promocional de su disco debut, la que le implicó moverse por toda América del Norte, más cinco países de Europa, y finalmente Australia, Japón y Nueva Zelanda. Fueron teloneros de bandas como Aerosmith, Mötley Crüe, Iron Maiden, Alice Cooper, The Cult y los INXS.

Ahora bien, todo lo que tiene un comienzo también tiene su fin y en el caso de la banda de hoy, esto no será una excepción. Los Guns, como dijimos, estaban de punta y a toda velocidad yendo hacia el zenit de su carrera, punto al cual accederían y en el que tristemente no sabrían mantenerse por muchos años. Porque es eso, no saber o no querer hacer las cosas correctas para mantenerse. Llegar, llegaron, eso es indiscutible. NO supieron cómo mantenerse, en lo cual tambaleando allá en la cúspide, padecieron múltiples vicisitudes algunas de las cuales ya veremos.

Lo que este 17 de setiembre se conmemora son los 30 años del lanzamiento de este álbum doble de la banda, el cual les provocó el empujoncito que les faltaba para alcanzar la cima. Como hechos anecdóticos, el álbum fue lanzado a medianoche, lo que obligó a que varios comercios permanecieran abiertos durante toda la noche para vender los discos. Tal era la desesperación por obtener el disco, que en tan sólo en un par horas se vendieron más de 500.000 copias y coparon los charts y listados de canciones de radios y magazines del rubro.

Todo tiene su faceta triste también. Como dijimos, el no saber manejarse en las alturas hace que te caigas, y dependiendo de su altura, el golpe será cada vez más duro. Así por ejemplo, apenas comenzada la grabación del disco, el baterista fundador de la banda, Steven Adler, fue expuslado del grupo debido a sus problemas de adicción a las drogas, principalmente con la heroína. Tan complicada fue su situación, que de los 30 temas que componen el álbum doble, tan sólo aparece en la grabación de uno de ellos, en “Civil war”. Para finales de 1990, Adler fue expulsado de la banda y a continuación el trabajo de grabación del disco lo realizó el nuevo baterisa, Matt Sorum, ex-The Cult.

Pero en este camino de complicaciones, continuamos mencionando que acto seguido, el fundador de los Guns N´ Roses y quien además era amigo personal desde la infancia de Axl Rose en su Indiana natal, Izzy Stradlin, dejaba el grupo. Cansado de las actitudes de su amigo Axl, por ejemplo el egocentrismo de que toda decisión debía pasar por el vocalista, reiteradas llegadas tarde a los conciertos o sus repentinos enojos y abandonos de los shows vaya a saber uno el porqué, precipitó que el guitarrista rítmico de la banda anunciase que su último concierto era el de la ciudad de Londres, en el Estadio de Wembley, el 31 de agosto de 1991. Oficialmente anunció el día 7 de noviembre del mismo año que abandonaba a los Guns. Fue así que de a poco la faceta de grupo, esa particular característica de los Guns N’ Roses, se empezaba a disipar y comenzaría la etapa conocida como de la “banda de Axl”.

Varios hechos sumamente relevantes trajo aparejado la edición de este disco doble. Como mencionamos, tanto para la banda así como para los fans, fue motivo de sensaciones duales y contradictorias, ya que mientras disfrutábamos de las diversas creaciones musicales publicadas en las placas, asimismo veíamos también cómo el grupo se desmembraba como una margarita ante una tempestad.

Es indiscutible la importancia de los álbumes tanto para los Guns como para el rock en general. Pero eso no quita, por ejemplo, que el álbum en sí sea muy desparejo en su conformación, y no sólo por motivos de las historias detrás de la creaciones, las cuales tienen diferentes inspiraciones, como la sobredosis en canciones como “Coma”, o duras protestas contra la guerra, su negocio y sus verdaderos últimos ganadores, como en “Civil war”, o el caso de baladas súper románticas de creaciones exquisitas como “November rain”, con el solo magistral de Slash, o la memorable “Don´t cry” y la simpática participación del extinto Shannon Hoon, vocalista de los Blind Melon.

Pero por su parte, ¿quién recuerda del Vol. I el tema “Back off bitch”? Calculo que pocos, dado que es un tema que para 1991 ya tenía más de diez años de creado y en realidad había quedado fuera del Apettite For Destruction. O canciones como “Bad apples”, la cual fue tocada sólo dos veces en vivo, o “Don’t damn me”, que nunca lo fue. Por su parte, en el Vol. II y aunque uno no lo recuerde, hay temas como “Get in the ring”, la cual versa sobre la respuesta que da la banda a los comentarios de los críticos de rock de la época acerca de las actuaciones de los Guns, o el tema “Pretty tied up”, escrito por Izzy y que refiere al estilo de vida y prácticas de sexo denominado BDSM, que significa Bondage, Disciplina, Dominación, Sumisión, Sadismo y Masoquismo. Pero claro, ninguno de estos ejemplos vieron la cantidad de luz como varias de sus obras compañeras de placa.

Ahora bien, sí todos recordamos que en el Vol. I hay temas como “Live and let die”, “Don’t cry” o hasta “November rain”, mientras que en el Vol. II están incluidas “Civil war”, “Yesterday”, “Knockin on heaven’s door” y “You could be mine”. En definitiva, esto no hace más que demostrar la enorme dicotomía existente entre todos los temas incluidos en ambos volúmenes y la complejidad que implica la totalidad de la obra.

Muchas cosas nos ha dejado la publicación de este álbum doble. Como datos que resumen esta obra, mencionamos que en tan sólo sus dos primeras horas de puesto a la venta, se llegaron a vender más de 500.000 copias, teniendo en contra el hecho de que los grandes minoristas K-mart y Walmart no han ayudado con las ventas debido a que consideraban el disco sumamente blasfemo.Use Your Illusion II fue un poco más exitoso de los dos álbumes, alcanzando el número uno con casi 770.000 ventas en la primera semana, mientras que el Use Your Illusion I vendió 685.000 copias, aunque ambos alcanzaron el puesto 1 de ventas el 5 de octubre de 1991 permaneciendo allí por una semana.

El líder de Blind Melon, Shannon Hoon, tuvo más participación de la que ya mencionamos. Hizo sus aportes también en las canciones “Live and let die”, “November rain”, “The garden”, “You ain’t the first” y la ya mencionada “Don’t cry”. A su vez, también participó en el video de “Don’t cry” y fue invitado a cantarla en vivo en varias oportunidades con los Guns N’ Roses.

“Coma” es la canción de más larga duración, con 10 minutos y 13 segundos, siendo una canción sin estribillo, la cual es muy variante de ritmos y tonalidades, siendo una obra de Axl Rose inspirado obviamente en una sobredosis de pastillas que tomó luego de estar hospitalizado por una semana. “November rain” obtuvo el puesto número 3 en el Billboard Hot 100, convirtiéndola en la canción de más larga duración en los charts. A su vez, fue el video musical más antiguo en alcanzar la marca de mil millones de visitas. El récord sólo fue superado en 2019 por “Bohemian rhapsody”, de Queen.

La última canción de Use Your Ilusion II es “My word”, cuya autoría se atribuye únicamente a Rose. Parece ser una canción que estuvo en debate dentro del conglomerado musical, dado que sólo Rose insistió en que se incluyese, en contra de la opinión de los demás compañeros. Parece ser que la temática que envuelve la obra es referida a que Rose describe cómo estuvo un tiempo bajo la influencia de hongos alucinógenos y esto le ayudo a componer.

“November rain” es también una obra con efectos mágicos. En dicha balada se puede escuchar un aporte instrumental orquestal y de cuerdas, y es acá cuando actúa la magia de Axl, porque en verdad los podemos escuchar pero en realidad dichos instrumentos nunca estuvieron “in situ” en el estudio de grabación, dado que eran en realidad tonos hechos por el mismo Axl con su teclado. Eso sí, para la grabación del video de la canción sí había una orquesta en realidad.

Como ya mencionamos, apenas dos meses después del lanzamiento del álbum, Izzy Stradlin, abandonó la banda. Tal fue lo furibundo del hecho, que parece que el algo resentido de Axl decidió dejar patentado este hecho, y así en el video de “Don’t cry” se nota la ausencia del guitarrista. Una manganeta digna del Sr. Rose.

Como moraleja final, podemos agregar también la frase hecha: “Nunca escupas para arriba” o “Nunca digas nunca”. Todo otro capítulo enorme es la temática de la separación de los Guns y las vidas paralelas de Axl y sus nuevos amigos respecto a los músicos originales y sus nuevas bandas. Pero lo que sí importa ahora es cómo: lo que parecía el abrazo final entre Axl y Slash luego de finalizado el último show de la gira de este disco brindado en la ciudad Buenos Aires el 17 de julio de 1993 -que además significó la posterior e inmediata separación de la banda- no resultó ser tan así como parece.

Y esto porque, y en contra de lo que el propio Axl declaró en 2007, que “nunca en esta vida me volvería a juntar con Slash para tocar y girar”. Ahora bien, da gusto saber que Axl es de esos tipos que mantiene la palabra empeñada y que el archivo no le hace mella. Para diciembre de 2015 Axl consiguó el número de teléfono de Slash, lo llamó y quedaron en verse, y así sucedió en casa de Axl para una cena. Luego de esto, la banda anuncia su reunión y las fechas de sus primeros conciertos en el Festival de Coachella, California, de principios de año de 2016.

Y así sucedió. Como el ave Fénix, la banda se juntó nuevamente para dar comienzo a partir del 1° de abril de 2016 en la ciudad de Los Angeles con el particular nombre de “Not in this lifetime…” (lo que traducido significa “Nunca en esta vida”, frase que solía decir Axl durante bastantes años en directa referencia a una casi imposible reunión con los miembros originales de grupo. Sin lugar a dudas, una serie de hechos y opiniones difíciles de sostener.

Tomás Cámara