¿Caja o Cliente? ¡¡¡Esa Es La Cuestión!!!

Hace una semana, en La Tertulia del Rock se discutía si el Rock está vivo o muerto; con sólidos argumentos para ambos posicionamientos, he de admitir. Creo eso sí, que como toda expresión cultural, mientras exista un solo artista vivo que se dedique a ese género, y mientras exista un solo espectador interesado, ese género artístico no debe considerarse como muerto. Y que yo sepa, el rock tiene más de un artista y más de un espectador. ¿Menos que en 1969? Ciertamente; pero muchos más que uno.

Esto me hizo pensar en un indicador que podría dar una pincelada parcial (insisto con lo de parcial), sobre la salud del rock: La salud financiera de uno de los dos mas famosos fabricantes de guitarras a nivel mundial: Gibson.

  • SITUACION ACTUAL DEL MERCADO DE GUITARRAS ELECTRICAS

https://www.grandviewresearch.com/industry-analysis/electric-guitars-market

Mirad estos datos históricos desde 2015 y la previsión hasta 2025. Si existiese una correlación real entre la venta de guitarras eléctricas y la salud del rock, deberíamos ahora tener más rock que en 1969. La industria musical debería de ser una de las más potentes del mundo, pues muy pocos sectores económicos tienen semejante evolución y forecasts tan positivos.

NO PARECE SER EL CASO, ¿Verdad?

Vayamos al detalle un poco más pequeñito…

Según Richard Cleaver https://www.richardcleaver.com/2018/12/09/guitar-sales-statistics/comment-page-12/ la venta de guitarras (en este caso, sólo eléctricas), había caído en 2017 en 329.100 unidades comparado con 2008 (menos 22,7%). No obstante ello, el precio medio había subido desde $390 dólares a $525 (más 34,6%), lo cual no parece muy coherente, ¿verdad? ¿La venta se me hunde y subo precios? Gracias a dicha subida de precios, las ventas en valor subieron un 4,8% en mayorista y un 4,1% en minorista (quien se comió un 0,8 de su propio margen fue la pobre tienda).

En resumen: las ventas caen un 22,7% en unidades, pero en dólares totales suben un 4,8%; gracias a haber subido el precio medio un 34,6%. Esto se llama pan para hoy (bastante duro, no vale ni para budín de pan) y mucha hambre para mañana. Sobre todo cuando una parte importante de la música más vendida durante los pasados 15 años, no necesariamente tiene a la guitarra eléctrica como instrumento esencial.

Así de turbias venían bajando las aguas de este río hasta la pandemia; pues el crecimiento de mercado que se enseña en el primer gráfico, esta basado en guitarras NO ELÉCTRICAS (AL MENOS HASTA 2017).

  • GIBSON EN 1986-1987

Cuando surgió Appetite for Destruction de Guns N’ Roses en 1987, el comentario que más se escuchaba era que Slash había resucitado a la Gibson Les Paul, la cual había caído en semi desuso desde la separación de Led Zeppelin en 1980.

¿Por qué era esto asi? Lo explica muy bien La Huella Guitar https://youtu.be/SAUjumWUrsA

La irrupción de Eddie Van Halen en 1978 trajo consigo destrezas técnicas y velocidades de ejecución prácticamente nunca vistas hasta ese momento. El hecho de que la Les Paul no tuviese un cutaway en la parte superior, sino que sólo en la inferior, hacía prácticamente imposible la ejecución de esos pasajes más allá de los trastes 12 a 15, como mucho. Mirad el vídeo; lo explica cristalino.

Surgieron las Kramer, Scheckter, Ibanez Gem (Steve Vai), todas con muy profundos cutaways inferiores y superiores, que permitían la ejecución de veloces pasajes con absoluta comodidad. Algunas de ellas tenían más trastes que una Les Paul o SG y por supuesto había aparecido el Trémolo Floyd Rose con bloqueador de cuerdas para evitar que se defínase la guitarra a causa del uso de palanca.

Ponerle un Floyd Rose a una Les Paul es como bordar un escudo de Nacional en una camiseta de Peñarol o viceversa. Es fulminar la propia esencia del instrumento. Poderse se puede, y habrá quien lo haya hecho (lo del Floyd Rose y lo del bordado). Pero… en fin…

A consecuencia de todo esto, se nombran nuevas autoridades en Gibson, las cuales ante la caída del mercado, confeccionan un plan de negocio basado en que la guitarra eléctrica como tal debía de cambiar y modernizarse. Ponían como ejemplo a la TV. ¿Qué sería hoy un televisor sin control remoto? (Algo bastante más incomodo, pero en ningún caso imposible, en mi opinión).

También apelaban a las cámaras. ¿Qué serían hoy sin sacar fotos digitales y almacenarlas en una memoria? (Algo mucho más caro, más engorroso, pero no imposible. Las cámaras analógicas con rollos de fotos de los de toda la vida, se siguen utilizando; menos, pero se siguen utilizando).

Todo esto a priori, desde un punto de vista tecnológico, podría sonar mínimamente convincente. Aunque confieso que no para mí. Mi querido Bella Vista siempre ha tenido una camiseta dividida verticalmente amarilla y blanca. NO LA QUIERO CON UNA DIVISION HORIZONTAL.

Dicho con otras palabras, en mi opinión, hay cosas en la vida que no deben de cambiar jamás. Y LA LES PAUL ES UNA DE ELLAS (Ya sea Gibson, Epiphone, o cualquier fabricante). Las innovaciones tecnológicas costaron millones y su aplicación práctica fue a menudo un fracaso estrepitoso.

El G Force. Un cacharro que supuestamente volvía a afinar sola a la cuerda que se te había desafinado en un bending. Electrónicamente. Lo malo es que lo hacía al momento o podía tardar varios compases hasta que se daba cuenta y se ejecutaba. Hubieses acabado antes re afinando con la clavija, ¡¡¡ como toda la vida!!!

Nunca he probado uno, pero aquí pone que es un horror.

https://www.guitarnoise.com/reviews/2015-gibson-guitars/

También intentaron innovar con los trastes, con los espesores de los mástiles de las guitarras. Vamos a ver, yo quiero el mástil de la Les Paul como toda la vida. Es como ser entrenador y poner a Luis Suárez a jugar de Nº 5, de “centrojás”, haciendo de Julio Montero Castillo o de Tito Gonçalves. Va a ser que no. ¿verdad? Hay más pifias, y están detalladas y valoradas en el link anterior.

Como consecuencia de todo esto (y de los precios de venta que seguían al alza, como hemos demostrado anteriormente), pues la gente comenzó a fiarse menos de esta marca. Emblemáticos usuarios de Les Paul como Martin Barre de Jethro Tull o Carlos Santana, se pasaron a las Paul Reed Smith PRS. Según cuentan, igualmente caras, pero mejores que esas últimas Les Paul.

Lo que a continuación sucedió fue que Gibson perdió parte de su fe en el negocio de las guitarras eléctricas y decidió diversificar comprando empresas como TEAC; y dedicarse a fabricar (sic) auriculares, equipos de audio, tocadiscos. Claro, yo un día me caí escalera abajo y me fracturé el radio (esto es cierto). Me levante diciendo que quería comprar dulce de leche marca Fender y una guitarra eléctrica marca Conaprole (esto es ironía).

Evidentemente la compra de TEAC fue otro furibundo fracaso, porque quien piensa en Gibson (lo siento) piensa en guitarras. No en auriculares, equipos de audio, ni tocadiscos. Pero lo peor es que para financiar dichas compras, la corporación firmó préstamos de varios centenares de millones de dólares. Hombre, si una empresa no sólo que no invierte en su core business, sino que se endeuda para comprar otro tipo de negocios, quien manda al mercado una señal clara de que no se fía de su core business es la propia empresa, ¿no?

Con la caída en ventas de guitarras en unidades físicas (sobre todo eléctricas), y el fracaso de la compra de TEAC y otros negocios por el estilo, llegó 2018 y Gibson no podía pagar sus préstamos. Concurso de Acreedores (el antiguo concordato) y salida de éste, una vez que los principales prestamistas capitalizasen su deuda y se convirtieran en los nuevos dueños de Gibson.

¿Qué harán con ella? No lo sé. Sólo sé una cosa: Es verdad que Luis Suárez nos llevó a cuartos de final de un mundial parando un tiro con una palomita espectacular. Pero recuérdese: Suárez es un 9. ¡¡¡¡No es un portero!!!! Así que por muy dueño que Ud sea, póngale de delantero centro, por favor, y no de portero.

NO HAGA CAMBIOS QUE DESPUÉS SE QUEDA SIN CLIENTES Y PREGUNTÁNDOSE ¿QUÉ HA HECHO MAL?

La respuesta es evidente. Ha puesto a Cavani de lateral izquierdo. ¿Más cambios? Ayayayayayay.

Como posdata, a finales de 2020, la mayor cadena de tiendas de guitarras de los USA, Guitar Center, también solicitó la protección judicial mediante el Concurso de Acreedores. Esperan haber salido de él antes de finales de este año. ¡¡¡Ya se verá!!!

¡¡Un abrazo!!

Ramón Aloguín