Old Smoke Tales – When We’ll Be At Home? (2021)

Old Smoke Tales nos presenta éste, su tercer disco. Ya desde el inicio, con los primeros sonidos, podemos adivinar qué nos encontraremos en este trabajo: rock clásico excelentemente interpretado y ejecutado, con una amplia versatilidad puesta de manifiesto a través de las distintas propuestas musicales y sonoras que la banda sabe cómo exprimir y hacer rendir en su máxima expresión.

Grabado entre octubre de 2020 y enero de 2021, es una nueva muestra de las posibilidades de la banda en materia de composición y puesta a punto de las ideas, logrando con éxito plasmarlas de forma impecable. Old Smoke Tales suena muy bien, y este disco no tenía porqué ser la excepción. Cada cosa parece estar en su lugar, lo que inequívocamente es el resultado de la dedicación y cuidado que cada uno de los integrantes de la banda pone en todos los detalles.

Me arriesgaría a decir que hay un sonido Old Smoke Tales, y en When We’ll Be At Home? es donde se afirma el concepto del mismo. Suena totalmente Old Smoke Tales. La conjunción y combinación de instrumentos y voces le dan un toque que termina siendo un sello para la banda.

Al decir de los mismos integrantes: “El álbum consta de nueve temas en los que se puede encontrar rock crudo como así también baladas acústicas de una gran dulzura, inclusive con algunos temas hasta rozar la psicodelia”. “A lo largo del disco nos podemos encontrar con guitarras de 6 y de 12 cuerdas, también con vientos, percusiones, órganos, melotrones, sintetizadores, clavinet e inclusive sitar”. Gran conjunción de instrumentos que se combina sabiamente para los objetivos buscados con cada canción.

Componen el disco los siguientes temas:

Flow Like a River – Same Old Story – Downtown Midnight Blues

Magical Touch – Garden of my Life – Psycho

You’ve Got Freedom – You’ll Better Go Home – When We’ll Be At Home?

Agrega la banda: “Junto con las sesiones también surge a modo de necesidad el planteo de crear un sello propio de la banda, el cual permitirá a la misma una libertad de producción absoluta sobre todo su material, como ya se venía haciendo, pero con mayor formalidad”. “De inmediato se dio el OK y se echaron manos a la obra, se adquirió nuevo equipamiento entre instrumentos y equipo, y se dio rienda suelta a la composición, producción, grabación y mezcla del que sería el tercer álbum de la banda”.

Y “Flow like a river” comienza a introducirnos en el viaje propuesto con el disco. Realmente, un viaje. Gran trabajo de la bata y el bajo siendo la potente columna vertebral, teclados y guitarras haciéndose notar, y las impecables voces. “Same old story” nos lleva a un clima más calmo haciendo uso de todos los recursos, mientras que “Downtown midnight blues” echa raíces en un imaginario bar, del cual hasta es posible obtener el aroma. “Magical touch” tiene clima de ensueño y una sentida interpretación, y “Garden of my life” mantiene esa energía. Más enérgica, “Psycho” se abre camino con su atmósfera más misteriosa y pesada, destacándose. “You’ve got freedom” no quiere quedarse atrás en originalidad y aporta lo suyo, a la que se suma “You’ll better go home”, otro punto alto de la propuesta con gran despliegue de artillería. Toda la carne en el asador. Sobre la última canción, la banda nos da los detalles: “El título de la canción la cual le da nombre al álbum, hace referencia a las largas y continuas horas de dedicación hacia la banda de parte de todos sus integrantes, grabaciones, presentaciones, publicidad, muchas idas y venidas que conforman parte de la vorágine de escena”. Otra pegada esta canción, con ingredientes de la mejor calidad.

Un disco completo, lleno de música y voces, pensado y cuidado. Gran trabajo de todos que se refleja en un resultado final impecable. Una banda con mucho para dar y que ha demostrado saber cómo hacerlo.

Ariel Scarpa