El Despeje

En el año 2015 se crea este grupo estable capaz de luchar contra adversidades y abriéndose camino por grandes eventos nacionales como El Día De La Música, Rock and Pop (Sala del Museo, Uruguay) y además transcurriendo por todo el circuito montevideano, experimentando el lindo gusto de patear por las veredas.

En Montevideo, Uruguay, un país de baja población, clima templado y sangre charrúa, surge El Despeje. Un acto exitoso para el rock y sobre todo el Rioplatense, abriendo paso a su primer disco profesional “Bailando en las veredas” en el estudio Dosreis, a cargo de Alvaro “mono” Reyes.

En este 2021, transmitiendo lo más lindo que una banda puede ejecutar, ritmo y ambiente.

Juan Diego Acevedo (voz), Joaquín Abente (guitarra), Sebastián Asencio (bajo)

Nicolás Bonneau (trombón), Emilio Font (saxo), Diego Meaños (guitarra)

Joaquín Paleo (guitarra), Agustín Pérez (batería), Mauro Menoni (manager)

El Despeje es una banda que procura no encasillarse en géneros o estilos. Tiene, sin embargo, un compromiso ineludible con la música y la cultura Uruguaya, optando por representar en mayor o menor medida nuestros ritmos típicos.

La propuesta de la banda es la reflexión y la postura crítica en relación a temas sociales y existenciales sin dejar de lado el disfrute y el goce, entendiendo que las salidas o las respuestas ante determinadas problemáticas se encuentran a través del movimiento, la expresión y el color. En síntesis, dar batalla alegremente.

Bailando en las veredas” es el primer disco de estudio de la banda, una recopilación de las diez canciones más significativas para el grupo, grabado entre 2018 y 2020 con el apoyo del FONAM. Fueron guías fundamentales en este proceso: El Chole Giannoti en la producción, el Mono Reyes y el estudio DosReis en el proceso de grabación.

Nacen de adentro.

Es una canción que habla sobre el amor, más precisamente sobre el desamor y cómo superarlo a través de la rebeldía. No se refiere al amor romántico, idealista entre personas, sino que está relacionado al desamor que provoca el desarraigo, la lejanía con aquello que más añoramos. La canción no expresa una tristeza irreversible, es cierto que presenta melancolía pero también el desafío de pelear por un presente y futuro mejores.

Nativo.

En su nombre se refleja el sentido de pertenencia, no de una persona específicamente sino de un colectivo. Este sentido de pertenencia se ve amenazado constantemente a través de lo que nos penetra a través de los medios masivos de comunicación y la permanente desculturización que representa la cultura pop. Abandonar nuestro lugar de origen, engañados por un ideal falso e impuesto por una fantasía, negar lo que nos representa es parte de quemar nuestro monte nativo, negar nuestra propia piel.

Pólvora en chimangos.

Está canción representa el reencuentro con uno mismo, hacer las paces con uno tras muchas tribulaciones y periplos, que no hacen más que depositarnos en nuestro punto de partida o “set point”. Reconocer los errores y seguir, sin demasiados ornamentos.

Buscando un sol.

Este es un relato basado en un rebelde, en una realidad en donde se ve atacado por el sistema en el cual se encuentra inmerso. No se somete a leyes marciales y a partir de su bienestar y su libertad construye su propio camino. Es el combate alegre y desarmado, la lucha por defender quien sos.