Trotsky En Vivo

Yo Solo Quería Una Noche De Rock!!!!!

Domingo 11 de marzo en “La Trastienda MVD” apenas pasadas las 21 horas da comienzo el show.

Sale la banda de Marky Ramone, ex Richard Hell & The Voidoids y luego baterista alterno de la icónica banda The Ramones. En 1978 sustituye a Tommy pasando a ser integrante titular; hoy con 65 años y sobreviviente de los legendarios punkies de New York se presenta en nuestro país.

Marky Ramone’s Blitzkrieg es concretamente una banda tributo que emula casi que perfectamente tanto el sonido desenfrenado como el ambiente que rodea el escenario de locura, baile de “pogo” tradicional y cerveza que vuela por el aire. No faltó ninguno de los clásicos que fueron lanzados como misiles uno tras otro sin pausa hasta perder el aliento, “Blitzkrieg Bop”, “Sheena Is A Punk Rocker”, “Rockaway Beach” y más.

Entre el público se podía apreciar un variado rango de edad, algunos veteranos sintieron por un instante estar en los ’80s y dieron rienda suelta a su momento de felicidad nostálgica.

La segunda presentación de la noche correspondía a nuestra banda de punk-uruguayo, La Trotsky.

20180311_223815a

Guillermo Peluffo en voz, Hugo Díaz en guitarra, Guillermo Perazzo en batería y Juan Pablo Granite en bajo entraron a escena.

La banda con 11 discos de estudio editados más algún otro en vivo y con un camino recorrido desde 1991, año de su fundación, pisó fuerte el escenario.

Sacaron a relucir su repertorio de clásicos con la energía que los caracteriza. Siempre comprometidos con el público, generan una conexión que es digna de destacar: sus fans y hasta quienes no lo son, se sienten partícipes del show y conforman una interacción que resulta saludable y divertida.

La actuación estuvo acorde a la circunstancia, no era fácil salir después del arrollador sonido del Ramone, pero se las ingeniaron a fuerza de corazón y garra, que a esta banda no le falta. Su intenso punk rock nacional puso de inmediato al público efervescente otra vez, demostrando porqué es una de las elegidas.

Trotsky Vengarán estiró su recital al punto que no hubo tiempo para los bises tradicionales por un tema de horario, pasadas las 12 de la noche nadie se percató de que hacía 3 horas que no había respiro. La música fluyó permanentemente sin parar, hasta agotar la última gota de energía.

Vimos un muy buen espectáculo y nos fuimos repletos de rock.

Winston Estévez

20180311_210557a20180311_211718a20180311_214909a20180311_215144a20180311_222924a20180311_224619m20180311_225444m20180311_233528m