Disrockgrafía de Cambiá La Biblia

Disrockgrafía enumera los discos de bandas uruguayas con sus datos básicos. Para esta oportunidad, encaramos los discos de Cambiá La Biblia. Además enriquecemos la nota con aportes fundamentales de uno de los responsables de las obras: Martín Maisonnave, quien nos brindó sus conceptos sobre cada uno de los discos.

La discografía de Cambiá La Biblia se compone de dos discos. El grupo se mantuvo activo en dos períodos entre 1999 y 2015, con un intervalo de varios años entre ambos discos que permitió el registro de dos momentos distintos de la banda.

Discografía:

2004 Algún Culo Va A Sangrar

2011 Urugualter


ALGÚN CULO VA A SANGRAR

Una impecable presentación gráfica para este cd debut, con un librillo en papel de lujo, con dibujos notables de Ramón Algibal con diseño de Federico Izmirlian, con todas las letras y los datos. Editado por Koala Records en 2004, en ese momento la banda estaba compuesta por Martín Maisonnave en voz, Juancho Bentancur y Fredy Parrilla en guitarras, Arturo Juambeltz en bajo y el Sapo Fernando Ceriani en batería. Para las grabaciones contaron con una variedad de invitados, entre los que se encuentran Sebastián Teysera, Osvaldo Garbuyo, Mónica Navarro y Tabaré Rivero, entre varios más. Los primeros ocho temas de la placa fueron mezclados por Daniel Canoura y grabados entre diciembre de 2002 y octubre de 2003 por el Sapo, Juancho, Arturo, Fredy, Martín, Coli y el Enano, en Oh Bar Dulce Oh Bar. Los cuatro temas siguientes fueron mezclados por Carlos Ghiringehelli, y fueron grabados en abril de 2001 por el Bomba, Coli, Arturo, Fredy, Martín y el Enano en Orozkia.

Un sonido representativo de la propuesta de la banda, con actitud de protesta y denuncia, con mucha fuerza transmitida de forma directa. Una tapa muy gráfica que lograba sintetizar la idea que se buscaba difundir. Letras para escuchar, con el placer extra de leerlas apreciando la gráfica dedicada a cada una en el librillo.

Martín: Cambiá La Biblia nace el 13 de agosto de 1999, en mi cumpleaños, como un recital entre amigos, que éramos como 100, en la Cantina Del Faro de Ingeniería; con un repertorio sin canciones propias, integrado por canciones de Redondos, La Polla, había de todo, unas 12 canciones, con un batero, dos violas, bajo y voz, en las cuales participaron la guitarra y el saxo de La Vela Puerca y el Coli Quijano, que es uno de los mentores de la banda. Entre ellos, todos rotando y con algunos más, hicimos un repertorio y una especie de lanzamiento de una banda que después sacó sus discos, y sobre todo, tocó mucho en vivo, que fue lo que más marcó a la banda. Era una época en que florecía el rock uruguayo, a principios de siglo con la crisis como bandera de compositores que estábamos más ligados al rock and roll, que siempre está íntimamente ligado a la pluma de la realidad. Después lo que hicimos fue, con el finado Carlos Ghiringhelli (el primer sonidista de La Vela Puerca) grabamos análogo en Orozkia, un centro cultural en la casa donde vivíamos varios amigos. Quedó con un sonido hermoso, que son los últimos cuatro temas de Algún Culo Va A Sangrar, que es el disco que se lanza en 2004. O sea que incluye un demo del 2001, que es éste que te estoy hablando: “¡Ay Dios!”, “Arranke”, “Siglo XXI (más de lo mismo)” y “Pescadores de hombres”. Ahí cantaron en coros el enano de La Vela y el Mandril, el bajista. Con esos cuatro demos empecé a hacer copias de cd y dvd en grandes cantidades y los entregaba a amigos y lo regalamos en recitales en vivo. Algún Culo Va A Sangrar también se grabó en esa casa, con el Sapo Ceriani en la batería. El Coli Quijano tomó el control de la división del disco, actuó como sonidista. Y ahí ya estaba la plantilla original de la banda, que era Juancho en la guitarra, Arturo en el bajo, Fredy Parrilla en la otra guitarra, el Sapo en la bata y yo en la voz. Ensayábamos en El Power, donde también ensayaba Once Tiros, y hacíamos recitales en conjunto con Bufón. Una comunidad bastante grande integrada también por La Vela Puerca. Se graba la batería en la sala de Williman, allá en lo del Momia. Toda la grabación del disco se hace en Orozkia en el cuarto con el cantante de La Vela, en el dormitorio que antes había sido de Coli Quijano; se le ponen los equipos de guitarra correspondientes y se le graba arriba, y el tipo tirado dónde sería su dormitorio en vistas de un disco que se estaba haciendo su propio dormitorio: era bastante raro. Pero queríamos plasmar de alguna forma cómo había comenzado el demo en esa misma casa y se había trasladado todas las cuerdas y las voces al mismo dormitorio dónde empezó. Orozkia era un lugar donde vivíamos y además tocábamos en vivo en el patio; también ahí se guardbaan los muñecos de los recitales de La Vela en el Teatro de Verano, y de ahí salió un fanzine que se llamaba La Causa. Había mucha mucha movida “veintegenaria” que hacía que todos tuviéramos hambre de comunicarnos a través de una banda, de un fanzine, de una obra de teatro, de lo que fuese. Artísticamente me parece que fue una linda plataforma. Así que de alguna forma en el 2001 empieza como demo y termina siendo disco en la misma casa en el 2004. Así como había bandas de rock suicidas, había productores que se jugaban la ropa, perdían plata. Koala tenía la posibilidad de sacar un compilado en que participamos con la canción “Prosti”. Me senté con Beto, de Koala, gran amigo, e hicimos un acuerdo para que los libros fueran los libros del disco, que eran bastantes las páginas que los constituían, y estuvieran dibujadas por Ramón Algibal en el arte. Cada canción tenía un arte distinto: había como una vocación por plasmar en imágenes la idea, que era uno de los objetivos. Koala puso a través de Beto su plata y repartimos porcentajes en la venta. Las primeras eran para costear la inversión de Koala y el resto quedaba para la banda. Obviamente Koala perdió, pero ya lo sabíamos de antemano y nos interesaba estar en comunidad trabajando para el lanzamiento. En el año 2004 se tocó muchísimo el disco y las canciones que venían después. En ese disco participa Tabaré Rivero, Mónica Navarro, Osvaldo “Ossie” Garbuyo en “Ofertamos” donde grabamos un video, el enano Teysera participó en “Carne de cañón”, Sebastián Cebreiro en “Procura”. Ese disco fue bastante pobre de sonido, pero con 100% de actitud. Siempre me preguntaron después porqué no se grabó bien ese disco, y siempre contesté lo mismo, que las cosas salen en el momento de la forma en que salen, y hay que aprovechar los momentos, porque por querer hacerlo mejor te podés quedar sin nada.


URUGUALTER

El segundo disco de la banda fue grabado por Carlos Batista y Nicolás Lieutier en Estudios IFU entre julio y agosto de 2010, mezclado por Julio Berta y masterizado por Mario Breuer. Las tomas de batería fueron realizadas en Estudio Arizona por Federico Langwagen, Drum Doctor Rodino. La idea y el arte estuvo en manos de Ramón Algibal y Cambiá La Biblia, y el diseño fue de Federico Izmirlian. La banda estuvo compuesta por Martín Maisonnave en voz, Juancho Bentancur y Seba Rosa en guitarras y coros, Guillermo de Souza en batería y Nicolás Lieutier en bajo, como invitado. También colaboraron en las grabaciones Gabriela Varela, Pablo Silvera, Fredy Parrilla, Santiago Butler, Alejandro Piccone, Denis Ramos y Gustavo Montemurro.

Urugualter muestra la madurez de la banda sin perder la esencia. Se mantienen los sellos identificatorios de la propuesta musical y letrística. El sonido es superior al disco anterior, fruto de la experiencia de los músicos y del proceso de la grabación.

Martín: Hubo una bajada de cambio, porque tenemos familias, carreras, viajamos, y nos fuimos bajando. Se fue Fredy Parrilla y entró Sebastián Rosa, que venía de Vergüenza Ajena, una banda under con la que habíamos tocados juntos. El hombre de Soriano agarró primero la bata. Tocamos para el lanzamiento del libro Cero a la Izquierda, de Zabalza, allá por el 2009. En el 2011 grabamos Urugualter, que pasa a ser un poco más profesional, porque lo que hicimos fue lo fundamental, lo que nadie ve que es la preproducción del disco para llegar a la grabación con otra cancha. Participó en el bajo en los ensayos y en la grabación Nicolás Lieutier, el bajista de La Vela, un hermano con el que produjimos el disco a nivel horizontal como nos gustaba, que era trabajar con gente que tocara con nosotros o por lo menos que fuese de la familia de la banda y supiese manejarse con nosotros. Nos quedamos en IFU tres meses pre produciendo el disco, tocando todas las canciones. Era un trabajo real, muy profesional, estábamos todos los días metiéndole cuatro o cinco horas. Cuando llegamos al disco ya había un aceite importante. Firmamos contrato con Bizarro por unos años para que los porcentajes de los derechos fuesen una parte a Bizarro y otra para la banda. La producción del disco es con Nico Lieutier, que al final era un integrante más y lo hacíamos entre todos, y ya teníamos un porcentaje bastante avanzado del disco en la cabeza, como que sabíamos lo que queríamos. Y ahí está Urugualter, con la foto de Gastón Lepra de espalda (ese secreto creo que nunca lo develé). El gordo aparece con una camiseta de 2 de Uruguay tapando el Penal de Libertad, un mensaje de cómo con la camiseta se estaba tapando la realidad, cosa que pasaba con el Uruguay 2010. Eran mensajes y más mensajes en canciones que se fue un poco más perfilando musicalmente al ámbito del rock; un poco salir del punk y meternos más en canciones más rockeras, porque lo sentíamos así, nada más, lo pedían las canciones y no había más vuelta que esa. Se tocó muchísimo ese disco también. Después, una separación en 2015 hasta ahora. Estamos en contacto, nos queremos mucho, somos amigos, pero no dan los tiempos. Seguramente termine sacando yo solo el tercer disco con algún productor, y el día que se pueda tocar en vivo, lo tocaremos. Sin promesas, pero esa es la realidad.

Ariel Scarpa